Inicio Empresas La óptica conquense Yolanda García participa en un proyecto solidario para mejorar...

La óptica conquense Yolanda García participa en un proyecto solidario para mejorar la visión de los ciudadanos senegaleses

Como cada año por estas fechas, Yolanda García, óptica optometrista de Cuenca que regenta desde hace décadas Federópticos Yolanda, abandona nuestra ciudad y pone rumbo a Dakar para ayudar a los más desfavorecidos. Allí, junto con la ONG `Visión sin Fronteras´, con la que colabora desde hace varios años, ayuda a personas que tienen dificultades visuales y no reciben ningún tipo de ayuda debido a la pobreza extrema que existe en estos lugares.

Desde el pasado 30 de noviembre, Yolanda García se encuentra en Senegal intentando solucionar diversos problemas de visión que atraviesan los ciudadanos del país, concretamente de su capital, Dakar. A lo largo de estos días, la conquense está colaborando con la organización cuyo objetivo radica en “promover el desarrollo mediante promociones sanitarias y visuales; y cualquier otra actividad relacionada con la cooperación internacional”, según reza en su página web.

Yolanda García graduando en Senegal.

Durante este primer fin de semana, esta conquense, junto con varios compañeros de la organización, aterrizaron en un pequeño pueblo llamado Sangué, situado al oeste del país y que cuenta con algo más de 2.000 habitantes. Allí, les esperaba la comunidad religiosa de la localidad, gestionada por Sor Hortensia, quién les presentó a más de 150 personas afectadas por problemas de visión, a las que, afortunadamente, pudieron ayudar entregando diferentes gafas que la organización traía desde distintas partes de España, entre ellas, Cuenca. Donde Yolanda García ha contado con la donación desinteresada de gafas usadas de clientes de su óptica y de alumnos de colegios de la ciudad.

Tras abandonar Sangué el domingo por la tarde, la expedición de ópticos tomaron rumbo a la capital de Senegal, Dakar, donde se encuentra el grueso de las personas que necesitan la atención de la organización. Nada más llegar a la localidad, se toparon con más de 200 personas que precisaban de ayuda visual. No obstante, la expedición decidió empezar por los niños, llevando a cabo una criba en los colegios de la localidad para estudiar la necesidad de cada uno de ellos. Tras este estudio, la sorpresa fue mayúscula: algunos de los niños tenían graduaciones altísimas, que no podían solucionar con las gafas que habían llevado. A pesar de ello, en un gran alarde de solidaridad, como no podía ser de otra manera, la organización se comprometió a transportar hacia Dakar todo el material necesario para paliar estos problemas.

No obstante, la labor de la organización no acaba aquí, y es que, esta ayuda se prolongará hasta el próximo lunes 10 de diciembre, que será el día en el que Yolanda García regrese a Cuenca. Y lo hará con el orgullo de haber ayudado de forma altruista a personas cuyo recursos económicos son extremadamente limitados.

Comments