Inicio Cultura Bill Viola – Vía Mística, una exposición para no olvidar

Bill Viola – Vía Mística, una exposición para no olvidar

Foto: Jose Alberto Valenciano.

Es una imagen realmente extraordinaria la del casco antiguo de Cuenca cuando lo descubres desde el coche tras el largo camino desde la estación de tren, y te quedas sin aliento. Da vértigo imaginarse cuántas capas de la historia han hecho poso durante cientos y cientos de años en esta estratégica ubicación entre montañas. Resulta tan inverosímil, tan asombroso darse cuenta de que para levantar sus numerosos edificios hubo que subir las piedras una a una, de que las casas se asoman al abismo aferradas a la piedra caliza, de que todo se apoya mutuamente, y de que los campanarios, erguidos hacia el cielo, constituyen un triunfo de la arquitectura que no debería haber sido posible…

¡Qué espléndida oportunidad la de que pueda establecerse una conversación entre las obras de Bill Viola y una ciudad así! Son cuatro las ubicaciones que han sido seleccionadas para albergar dieciséis obras: dos iglesias y un convento desacralizados más el exquisito Museo de Arte Abstracto Español, único en su género. El itinerario por la ciudad será también un recorrido por imágenes en movimiento hechas de luz y de sonido, que ralentizan el tiempo y se mueven al compás del ritmo pausado de la propia Cuenca.

El convento de Las Angélicas contiene cuatro obras de la serie de las Pasiones, en la que Bill examinó en profundidad las emociones despertadas por la técnica de los pintores del Renacimiento, cuya gran ambición era representar la esencia de la condición humana. En San Andrés se presenta The Messenger [El mensajero], obra encargada por la catedral de Durham, en el noreste de Inglaterra, también Patrimonio de la Humanidad. En la gran iglesia de San Miguel hay cuatro obras de la serie de los Mártires, derivadas de la instalación permanente en la catedral londinense de San Pablo, Martyrs (Earth, Air, Fire, Water) [Mártires (Tierra, Aire, Fuego, Agua)]. También pueden verse dos enormes instalaciones de la serie de Tristán, con imágenes y sonidos envolventes que llenan toda la nave. Por último, el maravilloso Museo de Arte Abstracto Español presentará a menor escala cuatro obras íntimas de varias épocas.

La exposición está al alcance de todo el mundo. Al carecer de lenguaje, las obras hablan directamente con el espectador, y el entorno de Cuenca, con sus piedras antiguas, altas bóvedas, arcos y cúpulas, les proporciona nuevas resonancias.

La obra de Bill profundiza en las experiencias fundamentales de la vida humana: el nacimiento, la muerte, las emociones, la conciencia y la espiritualidad. Al principio usaba la cámara de vídeo y el objetivo como sustitutos del ojo, a fin de ensanchar la visión, acercar las cosas o ampliarlas, experimentar con la percepción y realizar observaciones prolongadas de objetos sencillos.

Bill nos ha hecho ver que cuando miras algo durante mucho tiempo se hace visible su esencia. Por eso siempre le ha interesado la vida interior del mundo que lo rodea.

El objetivo de Bill al crear sus obras, y el nuestro al mostrarlas, es sumergir a los espectadores en un mundo interior creado para ellos, pero que también deja un gran margen para el descubrimiento y la reflexión. Ya ha dicho él mismo que «para mí el arte es el proceso de despertar el alma».

Las obras expuestas en Cuenca ponen de manifiesto los temas en los que ha profundizado Bill durante buena parte de su vida como creador. En esta exposición vemos que la imagen en movimiento amplía las ideas sobre la fragilidad y transitoriedad de nuestras vidas en la tierra, representando la condición humana en diversas formas, incluida nuestra relación con las fuerzas de la naturaleza. Todos estos elementos se convierten en catalizadores dentro de un ciclo de transformaciones que constituye una metáfora esperanzada y positiva de la continuidad de la vida. Bill se ha inspirado en Chuang Tzu, un filósofo chino del siglo IV a. C. que escribió: «El nacimiento no es ningún principio; la muerte no es ningún final».

Quisiera expresar mi más sincero agradecimiento tanto al presidente de la Junta de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, como a los miembros de su gobierno, por su generosa invitación para llevar a cabo este singular proyecto en el casco antiguo de Cuenca. Así mismo, mi agradecimiento a todos los equipos de trabajo y colaboradores por su dedicación, compromiso y esfuerzo, que han hecho posible la realización de esta exposición. Igualmente, deseo agradecer a la ciudad de Cuenca su cálida y amable acogida.

Kira Perov, comisaria
Es Directora Ejecutiva de Bill Viola Studio. Ha trabajado estrechamente con Bill Viola desde 1979, dirigiendo, guiando creativamente y asistiendo en la producción de sus obras e instalaciones de vídeo. Edita todas las publicaciones de Bill Viola y organiza y coordina exposiciones de la obra en todo el mundo. Kira Perov obtuvo su Licenciatura (con honores) en idiomas y literatura de la Universidad de Melbourne, Australia en 1973.

Emiliano García-Page, Presidente de Castilla –La Mancha, y Kira Perov, comisaria de la muestra y Directora Ejecutiva de Bill Viola Studio, han presentado hoy la exposición “Bill Viola – Vía Mística”. Se trata de una exposición monográfica de 16 obras de Bill Viola (Nueva York, 1951), uno de los más influyentes artistas contemporáneos en el uso de los nuevos medios electrónicos y figura clave en el desarrollo del videoarte, que recoge sus reflexiones sobre la espiritualidad del ser humano que revelan su profundo conocimiento del misticismo (cristiano -es un ávido lector de San Juan de la Cruz-, zen, sufí…). Muchas de sus piezas tienen una directa inspiración en la iconografía religiosa de grandes maestros antiguos. Las obras seleccionadas para esta exposición estarán en pleno diálogo con la distintiva espiritualidad de la ciudad de Cuenca.

SEDES: La muestra se distribuye por cuatro sedes, todas ellas ubicadas en el Casco Antiguo: Escuela de Arte Cruz Novillo, Museo de Arte Abstracto Español en las Casas Colgadas y las antiguas iglesias de San Miguel y de San Andrés.
MUSEO DE LA SEMANA SANTA: El itinerario incluye además la visita al Museo de la Semana Santa de Cuenca, que abre sus puertas tras una completa remodelación.

LA EXPOSICIÓN: Con la espiritualidad como hilo conductor de la muestra, Bill Viola nos sorprende por la fuerza expresiva de sus contenidos más transcendentes, y toda su carga simbólica, que trae al siglo XXI gracias al uso de un soporte tan actual como el vídeo, al tiempo que nos fascina con su impecable reinterpretación de un lenguaje artístico clásico, apegado a la plasticidad y la fuerza expresiva de la figura humana. Se trata pues de una celebración de la espiritualidad y una exaltación del misticismo de la ciudad, realidad que, uniendo tradición y modernidad, forma un binomio que define de manera única la personalidad cultural de esta ciudad.

Una cuidada selección de 16 obras, muestran la habilidad única de Bill Viola para representar una experiencia espiritual trascendente a través de imágenes de vídeo. Durante más de 40 años, ha sido la figura clave para establecer este medio como una forma de arte contemporáneo de peso, y ha ampliado su alcance en términos de contenido, estilo, tecnología y referencia histórica.

Viola se ha convertido en uno de los pocos artistas actuales en abrirse paso entre grandes audiencias explorando temas de gran profundidad, que se consideran universales: nacimiento, muerte, amor, dolor, redención. Las referencias explícitas a la muerte y al tránsito del alma están naturalmente relacionadas con los grandes temas de Viola y su estudio del misticismo, la filosofía y la religión. Es un gran conocedor de la obra de San Juan de la Cruz y ha profundizado a lo largo de su vida en las filosofías orientales y el autoconocimiento. “El arte es para mí el proceso de intentar despertar el alma, porque vivimos en un mundo industrializado y acelerado que prefiere que el alma permanezca dormida”, ha mencionado el artista.

Su estudio de las emociones en la serie de Las Pasiones, utilizando movimientos ralentizados y tecnología de alta definición, resalta hasta los más pequeños detalles de gestos, posturas y movimientos, que evocan las técnicas pictóricas de los maestros antiguos del Renacimiento y el Manierismo, cuando representaban la expresión de las emociones. La maestría de Viola en iluminación y composición, en obras de gran formato, no ha sido superada por ningún artista. Su obra continúa movilizando a una gran cantidad de público en todo el mundo. La maestría de su esposa, Kira Perov, Directora de Bill Viola Studio y Comisaria de esta exposición es garantía de una puesta en escena técnicamente perfecta y de una Dirección Artística tan exquisita como capaz de generar espacios expositivos impactantes, estableciendo un diálogo extraordinariamente estético y dramático de las videoinstalaciones con los espacios históricos que las acogen.

EL ARTISTA: Bill Viola (Nueva York, 1951)
Considerado como uno de los artistas contemporáneos más influyentes en la generación que utiliza los nuevos medios electrónicos audiovisuales, así como uno de los creadores contemporáneos más sobresalientes y figura clave en el desarrollo del videoarte. Su obra incluye videoinstalaciones, obras propias para canales de televisión, ambientes auditivos y performances.

Bill Viola es un artista de gran prestigio e influencia internacionales, al que han sido consagradas múltiples exposiciones en los museos e instituciones más relevantes del mundo. Protagonizó una gran retrospectiva en el Grand Palais de París, a continuación de una exposición sobre Monet y Picasso, y su obra ha sido expuesta al lado del majestuoso David, de Miguel Ángel, en la Galería de la Academia de Florencia. Además de su extenso historial expositivo, representó a Estados Unidos en la 46ª edición de la Bienal de Venecia, en los años 1995.
Entre las instituciones que le han dedicado importantes exposiciones podemos mencionar, entre otras, The Museum of Modern Art, Nueva York; Whitney Museum of American Art, Nueva York; Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris; Museum of Contemporany Art, Los Angeles; Moderna Museet, Estocolmo; Contemporary Arts Museum, Houston; Centro de Arte Moderna, Fundaçao Calouste Gulbenkian, Lisboa; Fondation Cartier pour l’Art Contemporain, Paris; Museo Nacional Reina Sofía, Madrid; Whitechapel Art Gallery, Londres; Tel Aviv Museum of Art; Los Angeles County Museum of Art; Stedelijk Museum, Amsterdam; Museum für Moderne Kunst and Schim Kunsthalle, Frankfurt; San Francisco Museum of Modern Art; Art Institute of Chicago; Deutsche Guggenheim Berlin; The Salomon R. Guggenheim Museum, Nueva York; Museum Guggenheim, Bilbao; The J. Paul Getty Museum, Los Angeles; National Gallery of Australia, Canberra; Mori Art Museum, Tokyo; Catedral y Kunstmuseum, Berna; National Portrait Gallery, Washington D.C.; Deichtorhallen, Hamburg; Redtory Museum of Contemporary Art, Guangzhou, China; y Palazzo Strozzi, Florencia.

Adicionalmente, cabe señalar que Bill Viola tiene obra expuesta en iglesias como Durham y Saint Paul, en Inglaterra, o Saint Peter, en Adelaida, (Australia).

A lo largo de su carrera profesional, Bill Viola ha recibido numerosos premios y reconocimientos a su labor artística y creativa, además de ostentar varios títulos honoríficos de prestigiosas universidades.

Comments