El fenómeno de la despoblación llega a la programación de la RACAL

El fenómeno de la despoblación llega a la programación de la RACAL

Compartir

El fenómeno demográfico y territorial de la despoblación, que tan directamente afecta al ámbito territorial conquense, protagonizará esta semana la nueva cita de los llamados martes de la RACAL con la conferencia que impartirá el profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Zaragoza y uno de los principales expertos nacionales sobre este tema Luis Antonio Sáez Pérez. Será como de costumbre a partir de las ocho de la tarde en el salón de actos de la corporación académica conquense en la segunda planta del edificio de las antiguas Escuelas de San Antón, junto a la iglesia de la Virgen de la Luz, con entrada libre y gratuita hasta completar la capacidad del local.

Un problema histórico y actual
Especialmente grave en provincias como Cuenca, Teruel o Soria, pero presente asimismo en muchos otros puntos de nuestro país y de la Unión Europea, el declive demográfico que está a la base del problema de la despoblación es fruto de un largo proceso de escasa adaptación a los sucesivos cambios estructurales que han ido afectando a la economía en los siglos XIX y XX, es decir, durante el proceso de industrialización y desarrollo capitalista en el que la situación de partida de los territorios más afectados los hacía menos competitivos que otras áreas del mismo país o región, por lo que solían entrar en una dinámica degenerativa debido a que, como consecuencia de unas menores oportunidades de negocio y empleo y, en definitiva, de lograr ingresos comparables, la población emigraba y el ahorro se canalizaba hacia las zonas urbanas donde radicaban los sectores más productivos y rentables. En ausencia de nuevas especializaciones productivas que posibilitaran una adecuada inserción en el dinámico desarrollo industrializador, la debilidad económica inicial se acentuaba por la salida de las personas más jóvenes y emprendedoras y se iniciaba una espiral en la que causas y efectos, demográficos y económicos, interactuaban para evolucionar hacia una situación peor, al menos en términos comparativos con las regiones más competitivas. Es un problema que en concreto en nuestro país afecta hoy de manera particularmente grave a zonas de Soria, Teruel y Cuenca –(en concreto en ésta especialmente acentuado en las comarcas de la Serranía y la Alcarria) que son las tres provincias con las densidades de población más bajas de todo el territorio nacional. Es una situación que bien recientemente ha saltado a las informaciones periodísticas con la visita realizada a las tres por un grupo de senadores para conocer de primera mano y sobre el terreno tan amenazante problemática y analizar las posibles medidas a tomar para primero frenar y después invertir tan peligroso proceso.

Un probado experto en el problema
Doctor en Economía por la Universidad de Zaragoza en la que como quedó dicho imparte diversas asignaturas de Economía Aplicada (Política Económica, Economía Regional, Economía Española) Luis Antonio Sáez Pérez ha colaborado como investigador asociado, desde su constitución, con el CEDDAR (el Centro de Estudios sobre Despoblación y Desarrollo de Áreas Rurales), del que incluso fue director entre 2006 y 2013. Sus líneas de investigación han girado principalmente sobre Economía Política, Economía Regional y Despoblación y más recientemente sobre Economía de la Cultura. Ha realizado labores de asesoramiento técnico en políticas demográficas, regionales y de desarrollo rural para gobiernos autonómicos y locales y programas europeos, así como para el Justicia de Aragón, la Confederación Hidrográfica del Ebro y diversas entidades sociales. Ha dirigido Ager, revista sobre despoblación y desarrollo rural, y sido secretario de e-pública una publicación electrónica sobre la enseñanza de la Economía Pública: Ha regido asimismo los Cursos Extraordinarios de la Universidad de Zaragoza, fue vicedecano de su Facultad de Economía y Empresa y dirige la Cátedra sobre Despoblación y Creatividad, fruto de un convenio entre la Diputación Provincial de Zaragoza y su Universidad.

Comments